Cómo eliminar las patas de gallo

Las arrugas perioculares, también conocidas por “patas de gallo”, son aquellas que aparecen por la repetición de determinadas expresiones faciales.Se producen como consecuencia de la “mímica facial”, normalmente cuando sonreímos.

Del mismo modo, aparecen  arrugas en el  entrecejo cuando nos enfadamos o en la frente cuando nos sorprendemos.

La expresividad es normal y marca la personalidad de las personas, sin embargo, con el paso del tiempo y la repetición de los mismos gestos una y otra vez, hacen que esas arrugas queden marcadas cuando estamos en estado de relajación y el resultado estético nos comienza a incomodar.

Cuando se quiere rejuvenecer el tercio superior del rostro, es decir, suavizar o prevenir las arrugas de la frente, el entrecejo y patas de gallo, existen tratamientos altamente seguros y eficaces con resultados muy satisfactorios y naturales.

BOTOX

El Botox o Toxina Botulinica es un tratamiento médico estético para mejorar y atenuar las aarugas de expresión, así llamadas por su relación directa con la mímica facial. Fundamentalmente son las arrugas horizontales de la frente, el entrecejo y las patas de gallo.

Es una terapia causal, porque consiste en la paralización selectiva de los músculos responsables de ciertos gestos faciales innecesarios, cuya repetitividad determina la aparición de surcos y arrugas estables y profundas.

Consiste en la infiltración de pequeñas cantidades del medicamento en los propios músculos citados. Este producto inhibe la transmisión neuromuscular, y en consecuencia se produce una relajación selectiva del músculo infiltrado.

Es importante señalar que la toxina botulínica se utiliza, desde hace muchos años, en Oftalmología y Neurología, para el tratamiento del estrabismo, el blefaroespasmo y los espasmos musculares, entre otras patologías. Además es el tratamiento de elección en la hiperhidrosis (sudoración excesiva de manos, pies y axilas).

El tratamiento se realiza en una sola sesión, que dura entre 10 y 30 minutos. La infiltración se practica mediante una aguja muy fina, y resulta prácticamente indolora tras aplicar previamente hielo o una pomada anestésica. El efecto aparece a partir del 3º al 6º día, y suele ser completo a los 15 días.

Los resultados no son definitivos; en las primeras sesiones, la duración es de 4 a 6 meses. Para conseguir excelentes resultados a largo plazo, deberá concertar una visita a los 3-4 meses del tratamiento para valorar si ya se puede repetir. Si mantiene la frecuencia recomendada por los doctores, la duración del tratamiento irá aumentando. Sin embargo las infiltraciones demasiado frecuentes o excesivas pueden dar lugar a la formación de anticuerpos, que podría crear resistencia al tratamiento. Esto podría reducir la efectividad de posteriores tratamientos. Por ello, el intervalo entre dos tratamientos no debe ser inferior a 3 meses.

Es uno de los procedimientos médico-estéticos mas seguros actualmente, pues incluso si se produjese alguna complicación, lo cual es muy poco habitual, siempre se resolvería en pocas semanas y nunca quedan secuelas. Puede repetirse tantas veces como se desee pues no presenta efectos negativos a largo plazo de ningún tipo.

Las sustancias y aparatos empleados han sido autorizados para su uso en Medicina Estética y ostentan la marca CE y nº de registro sanitario correspondiente.

Viamar, Clínicas de Medicina Estética y Cirugía Estética

Si tiene interés en conocer más sobre el Botox para fines estéticos, no dude en pedir cita con nosotros; la consulta informativa es gratuita y sin compromiso de su parte le informaremos del tratamiento y el precio del mismo para su caso particular. Consulte nuestras promociones.