¿Estás pensando en una cirugía de aumento de pecho?

Los datos nos confirman que son muchas las féminas que pasan de fantasear con esta idea a llevarla a la práctica. Y es que la cirugía de aumento de pecho es la más demandada y realizada en España dentro del terreno de la cirugía estética, especialmente entre mujeres de menos de 35 años.  Aunque la obsesión actual que vivimos por los culos grandes y voluptuosos es real y ha hecho que se incrementen de forma considerable las cirugías de aumento, elevación y reconstrucción –lo llaman efecto Kim Kardashian y hasta Vogue América ha declarado que “entramos oficialmente en la era de culos grandes– la realidad es que, al menos de momento, ganan la partida las técnicas de aumento de pecho.

Estas son las 10 dudas más frecuentes que se nos plantean y lo que tienes que saber si estás planteándote la idea.

  • ¿A partir de qué edad se puede llevar a cabo esta operación?

Aunque es una pregunta controvertida y difícil de responder de forma tajante, es justo y necesario plantearla respondiendo a se dos requisitos. El primero responde a una cuestión física, y está relacionado directamente con la edad. Debe haberse terminado el desarrollo físico. “Esto en algunas mujeres se produce a los 18 años, en otras a los 21 y en otras a los 15. En general se puede dar por terminado el desarrollo cuando ni la estatura, ni el número de pie han variado en dos años. El segundo requisito tiene que ver con una cuestión psicológica. Y es que, independientemente de la edad, la paciente debe entender que operándose el pecho va a adquirir una responsabilidad a largo plazo, que se va a someter a una intervención y que va a haber un postoperatorio, de aquí la importancia de tener “madurez psicológica” para someterse a esta intervención.

  • Cómo comprobar que estás en buenas manos

¿Cómo escoger un buen profesional? En primer lugar, comprobar si el cirujano plástico lo es en realidad, evitando el intrusismo profesional, consultando en la web de la SECPRE, ya que para  pertenecer a esta sociedad es obligatorio tener el título de especialista en España. Además   conviene recibir información de calidad sobre la intervención, y eso implica que el médico sea capaz de explicar y razonar a la paciente cada una de las indicaciones que elija para ella: tipo de implante, localización de las cicatrices, ubicación de la prótesis, tipo de anestesia, tipo de hospitalización …

  • Saber elegir el momento

La elección del momento de la operación es importante. Se puede hacer en cualquier época del año, pero es necesario elegir un momento en el que tengas la suficiente disponibilidad para someterse a la intervención y al postoperatorio. Porque aunque no es una operación muy molesta, debes tener unos días de tranquilidad en los que tu principal preocupación seas tú misma. ¿Y en cuánto tiempo real se traduce esto? En 5-7 días.

  • ¿Qué se siente después de la intervención?

Es importante recordar que una mamoplastia de aumento no tiene por qué ser una intervención dolorosa. De hecho, lo que se suele experimentar después de la intervención, sobre todo durante los 3 primeros días, son agujetas intensas en el músculo pectoral y una sensación de presión en el tórax. Pero, por lo general, son molestias que empiezan a remitir pasados tres días. Es más, el mismo día de la intervención se pueden mover los brazos con normalidad para comer, vestirse, asearse…

  • ¿Cuándo puedes hacer vida normal (y deporte)?

Si no hay complicaciones lo normal es poder conducir a los 3-4 días de la operación y hacer vida totalmente normal en 7 días, 10 como máximo, incluso trabajar, siempre que no sea un trabajo físico. Para hacer deporte hay que esperar bastante más, en torno a unas 4 semanas. Y a partir de ese momento hay que reanudar la actividad deportiva de forma progresiva, con pocas restricciones y todas temporales.

  • La necesidad de adquirir este compromiso

Si decides someterte a una cirugía de aumento de pecho no solo debes comprometerte con el momento de la operación y el postoperatorio, sino que también tienes que hacerlo a largo plazo. Y es que llevar un implante mamario implica un control de ese implante. Debe ser un control clínico durante los 15 primeros años de vida de la prótesis y radiológico a partir de entonces cada 5 o 10 años. Además, hay que tener en cuenta que el ginecólogo puede estimar otras pruebas de diagnóstico preventivo.

  • Conoce el tipo de implante que te van a poner

Aunque pienses que la elección del tipo de implante corresponde al experto, es necesario que tú también te informes del tipo de prótesis que se va a utilizar. Y es que el cirujano debe informarte también de la forma y el tipo de gel y las razones por las que escoge ese y no otro. Respecto al precio, y teniendo en cuenta que hay diferencias notables entre unos y otros, es fundamental que no elijas sin más, sino buscar los que cuenten con el respaldo de estudios de más de 25 años que garantizan su seguridad.

  • ¿Los implantes son definitivos?

Es una pregunta difícil de responder. Si hay que responder con un monosílabo la respuesta es NO, pero eso no quiere decir que en todos los casos haya que sustituir los implantes con el paso del tiempo.

  • La eterna pregunta: ¿podré dar el pecho?

Sin ninguna duda, SI. Y respondiendo a la preocupación que existe entre mujeres que llevan implantes y quieren dar el pecho. ¿La silicona puede llegar a la leche? Con prótesis de gel cohesivo tipo III la fuga de silicona es imposible y, por tanto, inviable la presencia de silicona a la leche. Pero además hay que informar que la silicona es inocua para el cuerpo humano y estamos en contacto con ella desde que nacemos: las tetinas de los biberones están hechos de silicona y los chupetes también.

  • Implantes y detección de cáncer de pecho

Otro miedo generalizado es el hecho de que la prótesis pueda dificultar el diagnóstico ante un supuesto caso de cáncer de mama. Pero se trata de un miedo infundado porque, cuando el implante está en posición subpectoral (debajo del músculo) no dificulta la eficacia del diagnóstico con mamografías y resonancias. Es más, también está demostrado,  que en pacientes portadoras de prótesis la autopalpación es más fácil que en pacientes que no tienen prótesis. Por lo que se puede concluir con el hecho de que llevar implantes mamarios no cierra la puerta a ningún tratamiento de cáncer de mama ni le resta eficacia.

En Clínica Viamar te asesoramos con diagnóstico médico gratuito, porque… TÚ eres lo más importante