Radiofrecuencia ¿en qué consiste?

radiofrecuenciaAhora que nos vamos acercando a la primavera poco a poco, es un momento ideal para comenzar a preparar tu cuerpo ante la llegada del buen tiempo. Hoy queremos tratar un tema que preocupa a muchas de nuestras pacientes: ¿cómo combatir la celulitis y la flacidez?

Uno de los métodos por los que apostamos en Clínica Viamar es la radiofrecuencia corporal.

La radiofrecuencia constituye un tratamiento médico estético que permite combatir la celulitis y la flacidez de la piel que tiende a aparecer en diversas zonas del cuerpo como la parte superior de la pierna, el abdomen o brazos; ayudando a mejorar la calidad y consistencia de la piel.

Sus efectos se pueden apreciar tanto de forma inmediata, generando un aspecto de piel tersa y firme; como a largo plazo, cuando el efecto es aún más visible.

Pero, ¿cómo funciona la radiofrecuencia?

Este método produce un calentamiento localizado que afecta a la piel y al tejido graso subcutáneo, provocando lo que se conoce como hipertermia o aumento de la temperatura de la piel, estimulando la contracción del colágeno que hace que la piel se reafirme de forma inmediata. Esto genera un efecto lifting, aunque sin la necesidad de emplear técnicas quirúrgicas.

Dicho calentamiento favorece el drenaje linfático permitiendo que disminuya la cantidad de líquidos y toxinas que se encuentran en el interior del tejido adiposo.

Por otro lado, favorece la creación de nuevo colágeno que mantendrá la piel firme durante más tiempo.

Gracias a la radiofrecuencia, se mejora la circulación de la sangre permitiendo la oxigenación y la aportación de proteínas. Y, sobre todo, se consigue que las células grasas liberen sus ácidos grasos, produciendo una reducción de la capa de grasa, ya que éstos serán recogidos por el torrente sanguíneo y eliminados del organismo.

Antes de comenzar con el tratamiento, se debe realizar un estudio completo de la zona a tratar para conseguir un óptimo resultado.

Una vez hecho esto, se aplicará un gel conductor que sirve para introducir el calor creado mediante la radiofrecuencia.

Las sesiones suelen durar entre 25 y 30 minutos para zonas pequeñas como el abdomen o los brazos. Para las piernas o las denominadas “cartucheras” se puede llegar a alargar hasta los 45 minutos. El intervalo entre sesiones idealmente es entre siete y quince días.

Respecto al número de sesiones, dependerá del paciente y de cada sesión. Pero suele rondar en un margen de entre ocho y doce.

Es normal que, tras la sesión, la piel pueda enrojecerse. Pero es un efecto pasajero que desaparece a las pocas horas.

Puedes combinar tu tratamiento de radiofrecuencia con otros como la mesoterapia o la intralipoterapia. Además de todo ello, se recomienda emplear técnicas de drenaje linfático, así como seguir una alimentación sana y equilibrada. Consulta en Clínica Viamar más información sobre la radiofrecuencia y empieza ya a preparar tu cuerpo.